Puestos de artesanía, conciertos, creatividad y la auténtica esencia hippie se mantienen vivos en este rincón de la isla que ya ha conquistado a rostros tan conocidos como Mick Jagger, Naomi Campell o Justin Bieber, ente muchos otros, que se han empapado de la paz y del amor que abandera este emblemático lugar.